REFLEXIONES SEMANALES A PARTIR DE TEXTOS DE SAN VICENTE PALLOTTI

MES DE ENERO

MES DE DICIEMBRE

MES DE NOVIEMBRE

MES DE OCTUBRE

MES DE SEPTIEMBRE

MES DE AGOSTO

 Busquen a Dios y lo encontrarán. Busquen a Dios en todo y lo encontrarán en todo. Búsquenlo siempre y lo encontrarán siempre.
San Vicente Pallotti
 
Dios se manifiesta en cada acontecimiento de la vida, se hace presente en cada persona que Dios pone en nuestro camino. Toda la creación nos habla de Él. En cada liturgia celebrada, actúa en nuestras vidas. A Dios lo encontramos en el silencio de la oración. En nuestra soledad, se hace presencia viva. 
 
 Halló gracia en el desierto el pueblo que escapó de la espada; Israel camina hacia su descanso.
Jr 31,2
 
Ir al desierto es asumir la soledad como el lugar del encuentro con el Señor. Es renunciar a toda seguridad humana para confiar sólo en Él. Es provocar el silencio para experimentar la intimidad con el amor absoluto y desbordante del Padre. El desierto es el lugar del sí, del aquí estoy, del hágase tu voluntad.

“No tengan miedo, en la casa de mi Padre hay muchas habitaciones… yo voy a prepararles un lugar” (Jn 14,2)

Somos peregrinos a la casa del Padre. Vamos hacia la plenitud de la vida y de la unidad en la que compartiremos eternamente el banquete del encuentro con el Padre y entre nosotros.

Llegará el momento tan esperado de la historia en el que habrá un solo rebaño y pastor. (San Vicente Pallotti)

Todo para la infinita gloria de Dios y la salvación de los hombres.
San Vicente Pallotti

Amarás al Señor tu Dios
con todo tu corazón,
con toda tu alma,
con todas tus fuerzas,
con toda tu mente, y
al prójimo como a ti mismo.
Ámense cómo yo los he amado.

Amar implica buscar el mismo bien para el otro que deseo para mi. El bien mayor es la salvación. Nadie ama si no anuncia a Jesucristo, Salvador del mundo.

MES DE JULIO

Si alguien tiene cien ovejas y pierde una, ¿no deja acaso las noventa y nueve en el campo y va a buscar la que se había perdido, hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, la carga sobre sus hombros, lleno de alegría, y al llegar a su casa llama a sus amigos y vecinos, y les dice: «Alégrense conmigo, porque encontré la oveja que se me había perdido.

¡Dios mío! ¡Cómo estás así de enamorado del hombre, que has llegado a donarle a tu mismo hijo unigénito, encarnado en el seno de una Virgen, por obra y virtud del Espíritu Santo! Sí, mi Dios, tu infinita misericordia ha mirado y ha sido siempre propicia sobre nuestra miseria, para destruirla y para darnos la verdadera riqueza: nuestro Señor Jesucristo.
San Vicente Pallotti.

Dios está enamorado de nosotros. Nos ama con amor infinito. Siempre sale a nuestro encuentro. Nunca nos niega su misericordia. Encontrarnos y perdonarnos es su alegría.

“… vengan, benditos de mi Padre y reciban en herencia el reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo; porque tuve hambre y ustedes me dieron de comer.”
 (Mt 25, 34)
  Quisiera ser alimento, para saciar a los hambrientos; vestido, para cubrir a los desnudos; bebida, para refrescar a los sedientos; medicina, para fortalecer el estómago de los débiles. Suaves plumas, para reposar los miembros cansados de los fatigados; remedio y salud, para curar las dolencias de los enfermos y tullidos, de los mutilados, de los sordos, de los mudos, etc.; luz para iluminar a los ciegos espirituales y corporales; vida, para resucitar a todos las criaturas mortales a la gracia de Dios y a la vida temporal.
 San Vicente Pallotti

Llegará el momento tan esperado de la historia en el que habrá un solo rebaño y un solo pastor.
San Vicente Pallotti

“No tengan miedo, en la casa de mi Padre hay muchas habitaciones… yo voy a prepararles un lugar”
Jn 14,2

Somos peregrinos a la casa del Padre. Vamos hacia la plenitud de la vida y de la unidad en la que compartiremos eternamente el banquete del encuentro con el Padre y entre nosotros.

La colaboración es el más sublime, noble y divino de todos los dones divinos que Dios comunica a sus criaturas.
San Vicente Pallotti

San Vicente muchas veces nos dice que el don más sublime es ser colaboradores de Dios. Nos llama, también, a ser colaboradores entre nosotros, un lazo de unión entre todas las fuerzas apostólicas de la Iglesia. La colaboración implica espíritu de servicio, estar disponibles para todo lo que haga al bien de la humanidad, al crecimiento del Reino de Dios. Implica unir esfuerzo, teniendo como objetivo de vida el anuncio del Evangelio. Implica renuncia a toda tentación de dominio o vanagloria.

Porque el mismo Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir.
Mc 19,45

MES DE JUNIO

NOS PREPARAMOS A RECIBIR EL ESPÍRITU SANTO

Jesús les dijo: la paz esté con ustedes, como el Padre me envió a mí, yo también los envío a ustedes… sopló sobre ellos y les dijo: reciban el Espíritu Santo.
Jn 20, 21

La presencia del Espíritu en nuestras vidas y el don de la paz, que el Señor nos regala, nos abre a la esperanza. Él actúa en nosotros. No nos deja solos. Nos envía su Espíritu. Cada Pentecostés en una nueva efusión del Espíritu Santo.

Dios pensará en todo, si nosotros hacemos todo con la verdadera convicción, de que no podemos hacer nada sin él.
San Vicente Pallotti

“Bendito sea Dios, el Padre de nuestro Señor, nos hizo renacer, por la resurrección de Jesucristo a una esperanza viva”
(1Pe 1,3)

La esperanza es la voluntad de cultivar dentro de ti cualquier cosa que despida luz y de arrojar esa luz a los recovecos más oscuros. La sombra esconde la luz más brillante.
Edith Eger.

Oh, Dios, ¡cuán limitadas son nuestras fuerzas! Pero tenemos consuelo: Dios es bondadoso y a Él le basta nuestra buena voluntad para que le dé gloria.
San Vicente Pallotti

La fuente de nuestra esperanza es saber que Dios siempre actúa bondadosamente en nuestras vidas. De este actuar amoroso de Dios y de nuestra buena voluntad nace el bien.

CUERPO Y LA SANGRE DEL SEÑOR 

Yo soy el Pan de Vida 

 Jesús, nuestro Dios y nuestro rey en la eucaristía. Jesús, nuestro creador y redentor en la eucaristía. Jesús, nuestro médico y remedio en la eucaristía. Jesús, nuestra comida y gracia en la eucaristía. Jesús, nuestro tesoro y felicidad en la eucaristía. Jesús, infinitamente amoroso y adorable en la eucaristía. Jesús, en la eucaristía el más grande, el más Santo de todos nuestros misterios. 

San Vicente Pallotti

El Señor da la vida, entrega su Cuerpo y derrama su Sangre, por amor a cada uno de nosotros. Él alimenta nuestra vida haciéndose presente a través de su Palabra, en cada hermano que pone en nuestro camino, en cada circunstancia de la vida, en su obra creadora y en su Cuerpo entregado y su Sangre derramada. Démosle gracias al Señor por su presencia permanente entre nosotros.

MAÑANA CELEBRAMOS LA SOLEMNIDAD DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS.

Vengan a mí todos los que están cansados y agobiados y yo los aliviaré.

Quien está con Dios, está siempre bien; y cuánto más crece la calamidad, tanto más crece la razón de estar más unidos a Dios. Pues, nuestra época obliga a aquellos que quieren servir a Dios más aún, casi les fuerza a estar unidos a Dios.
San Vicente Pallotti

En Dios encontramos descanso porque su amor infinito nos contiene y sostiene en cada momento de nuestra vida. Por eso Pallotti nos invita a esta siempre con Él. Su amor es alivio y fortaleza. En los momentos más difíciles de nuestra vida es cuando más cerca está de nosotros.
INSTITUTO PALLOTTI

Yo soy el buen Pastor: conozco a mis ovejas, y mis ovejas me conocen a mí.

En las diversas circunstancias del día, antes de dar comienzo a las obras, debemos considerar cuáles serían en aquel caso los pensamientos de la santísima mente de nuestro Señor Jesucristo y cuáles los afectos de su divino corazón.
San Vicente Pallotti

El Señor nos conoce con amor eterno. Conocer su pensamiento, sentimiento y deseo, ante cada circunstancia de la vida es el camino para vivir con pleno sentido nuestra existencia. Fuimos creados a su imagen. Cuando su vida se hace vida en nosotros, nuestra vida cobra un renovado sentido.

MES DE MAYO

Envía, Señor, obreros a tu mies

En este mes hacemos memoria de la ordenación sacerdotal de San Vicente Pallotti (16 de mayo) recemos especialmente pidiendo al Señor para que no falten pastores en medio de su pueblo.

«En unión con los sagrados corazones de Jesús y de María, les ofrecemos los méritos de Jesucristo y de su Iglesia en agradecimiento, como si nos hubiesen concedido suficientemente los operarios evangélicos, para las necesidades de todas las almas de todo el mundo.»

A fin de que este incomprensible exceso de su amor infinito y de su infinita misericordia (la eucaristía) sea perpetuo y universal, hasta el fin del mundo, elevó a sus apóstoles a la sublimísima dignidad de sacerdotes y les dio la omnipotente potestad sobre su cuerpo real, para que puedan renovar la Santísima Eucaristía tantas veces cuantas usen de tan inefable potestad. San Vicente Pallotti
La misa es el centro, la fuente y la cumbre de nuestra vida cristiana. Necesitamos de sacerdotes para que en su nombre hagan presente el Cuerpo y Sangre del Señor y lo ofrezcan con todo el pueblo de Dios. Dios sigue llamando. El que escucha el llamado de Dios, deseando servir a la humanidad, encuentra el sentido de su vida.
Nuestras comunidades cristianas ¿son lugares que promueven el discernimiento vocacional, la respuesta generosa a Dios? ¿Ayudamos a nuestros jóvenes a descubrir y responder el llamado del Señor?

DONES Y CAPACIDADES AL SERVICIO DEL REINO.

_Todos saquen provecho de todos los dones de la naturaleza y de la gracia que han recibido de Dios. San Vicente Pallotti

Por nuestros dones y talentos, servimos al pueblo de Dios. En ellos se manifiesta el llamado del Señor. A través de ellos descubrimos nuestro lugar de servicio en la Iglesia.
¿Nos ayudamos a descubrir nuestros talentos y capacidades?

 

ORACIÓN Y DISCERNIMIENTO EN EL CAMINO VOCACIONAL.
Para obtener obreros idóneos para la viña del Señor, Jesucristo mismo, en el Santo Evangelio, nos sugiere dos medios: la oración ferviente y las oblaciones voluntarias. En efecto, el precepto dado por el mismo Salvador a sus Apóstoles: “Rueguen, pues, al dueño de la mies que envíe trabajadores a su mies” (Mt 9,38), de ningún modo permite dudar de la eficacia de la oración por la multiplicación de los verdaderos ministros evangélicos. San Vicente Pallotti
Todos estamos llamados a rezar para que el Señor para que nos falten pastores en su Iglesia. Todos estamos llamados a hacer un proceso de discernimiento, descubriendo lo que el Señor quiere de nosotros. De esto depende nuestra más honda felicidad.
¿Como comunidad de Fe, generamos condiciones para el discernimiento vocacional? ¿Acompañamos a nuestros jóvenes en este proceso de discernimiento?